Liderazgo Personal

7 maneras en que la adversidad te puede beneficiar

esfuerzo

1. La adversidad nos ayuda a ver las cosas en su debida perspectiva.

Después de que alguien se recupera de una enfermedad grave, ya no ve como un gran problema una llanta pinchada o un techo con goteras. Está listo para sobreponerse a las molestias diarias y centrar su atención en las cosas verdaderamente importantes de la vida.

2. La adversidad nos enseña a ser agradecidos.

A través de los problemas y dificultades, especialmente los que implican pérdida y privación, uno desarrolla un aprecio más profundo en varios aspectos de la vida.

Es un poco duro decirlo, pero muchas veces no apreciamos algo suficientemente hasta cuando lo perdemos. Por ejemplo, sólo hasta cuando no la hay descubrimos el valor del agua caliente. Sólo hasta cuando nos enfermamos valoramos completamente la salud. La persona sabia continúa contando sus bendiciones aún después de que haya pasado el tiempo de pérdida y privación.

Recuérdelo, siempre nos movemos en la dirección de nuestros pensamientos dominantes. Demostremos aprecio y agradecimiento por lo que ya tenemos, ello atraerá aún mejores cosas en la vida.

3- La adversidad saca a la luz nuestro potencial escondido.

Después de sobrepasar barreras o de vencer algún obstáculo, usted se hace más fuerte emocionalmente. La vida lo ha sometido a prueba y usted la ha superado.

Entonces, cuando se asoma la siguiente dificultad, usted se encuentra mejor equipado para sortearla.

Los problemas y los desafíos sacan a la luz lo mejor de nosotros descubrimos que tenemos habilidades que no sabíamos que teníamos. Muchos de nosotros nunca hubiéramos descubierto esos talentos si la vida no nos hubiera hecho atravesar aquellos terrenos abruptos.

4. La adversidad nos estimula a hacer cambios y a emprender la acción.

La mayoría de las personas se inclinan por viejos modelos familiares, a pesar de lo aburridos o dolorosos que puedan ser.

Es sólo hasta cuando hay crisis o dificultades que las personas se sienten motivadas a hacer ajustes. Con frecuencia son los problemas los que revelan que uno se está desviando del camino y que se necesita una acción correctiva.

5. La adversidad nos enseña lecciones valiosas.

Tome como ejemplo el fracaso de un negocio. El empresario puede aprender cosas que le ayudarán a tener éxito en su próxima propuesta.

6. La adversidad abre nuevas puertas.

Una relación termina y usted entra en una más satisfactoria. Usted pierde un trabajo y luego encuentra uno mejor. En tales casos el «problema» no fue un problema del todo, sino más bien una oportunidad disfrazada.

Se cierra una puerta pero hay otra mejor esperando a ser abierta por usted.

7. La adversidad edifica la confianza y la autoestima.

Cuando usted se arma de todo el valor y determinación para vencer un obstáculo, se siente competente y gana confianza.

Usted desarrolla un mayor sentimiento de autoestima y transforma esos sentimientos positivos en actividades positivas.

Fuente: La actitud lo es todo – Keller Jeff Edit. Taller del éxito