Liderazgo Personal

8 REQUISITOS PARA DEFINIR TUS OBJETIVOS DE 2019

Cada que finaliza un año la mayoría de personas plantea propósitos para el año nuevo; estos vienen acompañados de rituales que mezclan el esoterismo y las creencias religiosas como una manera de impulsar por medio de la “suerte” y la divina providencia los logros planteados. Es así que encontramos objetivos muy serios unidos a ritos que aunque no tienen ninguna validez científica le brindan la tranquilidad a quien los practica de saber que por lo menos hizo algo más que solo desear conseguir algo en el año venidero. Para algunos salir con una maleta a pasear a la media noche les garantiza que en el año nuevo van a viajar otras creen que usar calzones amarillos les ayudará a que le vaya bien en todo y en especial en el trabajo, algo que no tiene eficacia demostrada, bueno, excepto si le muestra los calzones al jefe.Con todo y los agüeros, muchas personas llegan a final de año sin haber conseguido lo que se propusieron, porque más que un ritual en particular, lo que hay que hacer es diseñar de manera seria los objetivos que se quieren alcanzar, para lo cual existen ciertos requisitos a tener en cuenta

Tus objetivos deben ser:

1. Poderosamente intencionales: Deben ser deliberados, no producto de la casualidad ni de la emocionalidad de un momento. Un objetivo requiere de una ejecución y del compromiso y responsabilidad para caminar día a día hacia su ejecución. Pensar, enunciar, redactar, dibujar o plasmar con fotografías un objetivo no es suficiente; se requiere intención y acción para su consecución. El objetivo no se consigue solo.

Te puede interesar: 7 HÁBITOS “INOCENTES” QUE TE ALEJAN DE TUS OBJETIVOS

2. Plausibles: Que son dignos de ser aplaudidos, que valen la pena seguir. Me refiero a que debe ser algo que trae beneficios. Seguro pensaras que nadie se programa para lograr un objetivo que le haga daño. Te digo que de manera consciente no, pero si algunas personas hacen declaraciones producto de rencores, en momentos de algidez emocional que les condicionan. Entiende que hay leyes espirituales que gobiernan el universo y se han difundido con expresiones como “lo que siembras cosechas”. Entonces tus objetivos deben ayudar a tu bienestar y el de los demás.

3. Posibles: Significa que se pueden realizar, en esta parte debemos ser muy cuidadosos ya que podemos considerar desde nuestras ideas que un objetivo es realizable y nos lanzamos a conseguirlo y al final solo resulta en frustración. Para definir objetivamente si un objetivo es posible hagamos tres preguntas: ¿Alguien más ha logrado lo mismo o algo similar? ¿Está bajo tu control (No depende de nadie más)? ¿Puedes imaginarte consiguiéndolo y percibirlo con todos tus sentidos?  (Evidencia sensorial). Si las respuestas son categóricamente “Si” tu objetivo es posible.

4. Precisos: Entre más claros sean tus objetivos más te acercas a su consecución, a menudo se confunde una etapa del proceso con el objetivo, por ejemplo hay personas que desean ser profesionales y afirman que uno de sus objetivos para el próximo año es entrar a la universidad; eso está muy bien si lo que quiere es solo entrar. En realidad lo que la persona desea es obtener su título profesional y entrar a la universidad es el inicio del proceso que la llevará a la consecución de su objetivo. Para precisar un objetivo debes hacer la pregunta “¿Para qué? A lo que te planteas:

-¿Para que quiero entrar a la universidad?

-Para estudiar

-Y ¿Para qué quiero estudiar?

-Para obtener mi título profesional

Finalmente para hacerlo más preciso debes ser exacto en lo que quieres; si tu objetivo es adelgazar redacta tu objetivo determinando cuanto quieres adelgazar y para qué día del 2019 verás los resultados. Siempre será mejor que los redactes y así puedes precisar mayores detalles.

5. Personales: Nadie lo puede hacer por ti, ni tú lo puedes hacer por otros. Hace unos días una madre en una sesión de coaching me decía: “mi objetivo es que mi hija reinicie sus estudios, yo le respondí: ¿Y usted tiene claro que eso es lo que ella quiere?, el silencio me dio la respuesta. Uno de los errores más comunes es pensar en alcanzar objetivos que no están bajo el dominio de la persona. No hay que confundir un buen deseo para otros con un objetivo.

6. Positivos: El planteamiento de un objetivo se debe hacer en un lenguaje positivo, declarando lo que quieres y descartando de tu vocabulario lo que no quieres. Es frecuente escuchar expresiones como “este año no quiero fracasar de nuevo”. Es mejor decir “este año alcanzo mi realización”.

7. Presente: El tiempo verbal que más alienta a tu cerebro a conseguir un objetivo es el presente. Debes declarar la acción como algo que está sucediendo, cambia el “voy a viajar a Europa” por “en marzo de 2019 viajo a Europa”.

8. Pensados con relación al entorno: Significa que en un objetivo debe pensarse en las consecuencias que puede tener. Si la consecución del objetivo tiene efectos negativos para alguien, se debe revaluar. Por ejemplo si tu objetivo es que en 2019 cambias tu carro por uno más grande y no te has fijado en el espacio que tienes en el garaje de tu casa, seguramente esto te traerá problemas.

Si lo has notado cada uno de estos requisitos para diseñar tus objetivos están escritos con palabras que inician con la letra “P”. Esto te ayudará a recordarlos y tenerlos presente cuando redactes cada uno de tus objetivos para el 2019. Que tengas un año lleno de realizaciones y crecimiento en todas las áreas de tu vida.

Autor: Wilman Cuellar