Motivación

CAMBIO DE ENFOQUE

Tengo un amigo que se mudó hace poco al centro de Boston y, por primera vez, se siente acosado por los mendigos cuando va de camino al trabajo a pie. Se le atraviesan, uno por uno, presentándole el tarro y pidiéndole unas monedas. “Durante un tiempo no les presté atención”, dice, “pero es imposible. Uno de ellos me abría la puerta cuando llegaba al banco y con sarcasmo mal disimulado me decía, ‘Permítame ayudarle a entrar. Quizás así me recordará cuando salga’. Re­sentía esa forma de amabilidad y a las pocas semanas los odiaba a todos. ¿Por qué no podía ir tranquilamen­te a mi trabajo sin ser acosado por todas esas manos extendidas?”

Después de luchar con su ira y su culpa hizo lo correcto. Mi amigo tuvo una idea fabulosa. ¿Por qué sencillamente no dar unas monedas a todo el que se las pidiera? “Funcionó de maravilla. Decidí llevar monedas en los bolsillos y darle a todo el que me pidiera. Mi ira desapareció como por encanto. Y entonces comprendí. Reconocí que esas personas realmente están perdidas y solas, y que era un acto de crueldad de mi parte negarles la suma ínfima que deseaban”.

Es asombroso lo que sucede cuando la ira mezquina se transforma en un sentimiento noble como la compasión. Sin embargo, en este caso sucedió en un instante, gracias a un simple cambio de enfoque.

Fuente: Deepak Chopra. El Perdon. Edit Norma

 

Leave a Comment