Motivación

CIEGO PERO SOLAMENTE DE OJOS

Todos sabemos la destreza que desarrollan aquellas personas discapacitadas para usar, mejor que otras, algunos sentidos y partes de su cuerpo. Un padre ciego trabaja arduamente para mantener a su familia como artesano. Sin embargo este trabajo solo le permitía un ingreso mínimo. Cierto día quiso regalarle a su hijo de 5 años algo especial. Este niño, tenía como juguetes simples trozos de piezas que su padre no ocupaba; restos del taller. Eran su único pasatiempo y esto ocasionaba tristeza en el corazón del papá. Aquel artesano recordó que cuando era pequeño jugaba con un hermoso caleidoscopio que le habían regalado y se propuso a hacer el mismo, uno para su hijo. Así comenzó la tarea de recolectar cuanto trozo de vidrio, espejo, o metales de colores pudiera, para usarlo en su proyecto. Unos días después, aquel niñito tenía en sus manos el regalo que con tanto esmero su padre había fabricado trabajando en las noches. La felicidad del hijo fue indescriptible. No durmió observando desde el caleidoscopio las luces de diversos colores y las hermosas figuras que se iban formando. Durante los siguientes días, se paseaba orgulloso por el barrio y por su escuela mostrando a sus amigos aquel fascinante juguete. “¡Que hermoso juguete!” ¿Dónde lo compraste? “preguntaban sus compañeros que sabían de la humilde condición de la familia del niño, “no lo compré, mi padre me lo regaló, y el mismo lo hizo con sus propias manos”. Era la orgullosa respuesta del muchacho. “Pero ¿Como si tu papa es ciego?” “Es verdad; él es ciego, pero solo de ojos. No de alma ni de corazón”. La respuesta profunda de ese niño de 5 años revela una gran lección que debemos aprender los adultos. No es ciego el que no pueda ver, sino aquel que no pueda soñar. La capacidad de amar y de soñar por un amor, la fuerza por alcanzar metas aunque imposibles para otros, es un potencial que nadie puede mutilar, solo tú. Si buscas asistencia divina, podrás ver donde otros nunca ven y soñar despierto aunque los demás duerman

Fuente: Martini Pablo – Una Pausa en Tu Vida – Edit.CLC

Leave a Comment