Coaching

Coaching para afrontar tiempos difíciles, 6 verdades

coaching dificultades

coach ayudaHoy se celebra el día internacional del coach, una fecha que coincide con un tiempo de máxima preocupación por el avance del covid 19 en el mundo lo que ya para algunos es la más grande tragedia después de la segunda guerra mundial.

Desde diferentes disciplinas, profesiones y actividades, muchas personas se están sumando para aportar en pro de mitigar las consecuencias que esta pandemia está dejando; y el coaching no es la excepción

Nuestra misión en el coaching es la de acompañarte para que seas más consciente de lo que te sucede; asumas la responsabilidad frente a lo que te corresponde cambiar y veas de manera diferente aquello que no puedes cambiar.

Es así como en medio de las difíciles situaciones que se desprenden de esta pandemia quiero presentarte una visión distinta de lo que está pasando, por medio de estas 6 verdades que te ayudarán, además, a asumir tu responsabilidad frente a tu propia vida y a no seguir atormentándote por cosas que no están bajo tu control.

  1. La negación mata

Lo primero a entender es que estamos viviendo una situación difícil, sin precedentes. Algunos profesionales entre ellos coaches, se han dado a la tarea de mostrar la crisis como algo inexistente, argumentando que las crisis son internas.

Esto en parte es verdad, pero no del todo, si bien cada quien lleva su procesión a su manera, no se puede negar lo difícil que se ha tornado vivir con tantas limitaciones, en la movilidad, en las relaciones en el aprovisionamiento de recursos, entre otras. Esto sumado al miedo que produce realizar actividades que antes hacíamos de manera normal como el comprar en un supermercado.

Negar esto hace daño. Hay que reconocer que es un desafío gigante y también reconocer las capacidades que tenemos para sobreponernos y las debilidades que nos restan posibilidades para enfrentarlo.

Ahí es donde la figura del coach se hace relevante al ayudarte a ver los diversos panoramas de esta situación no solo lo positivo, sino también lo que te está afectando y como trabajar en ello.

  1. Es tiempo de transformación.

Es un tiempo doloroso como lo es en la naturaleza los procesos metamórficos que lleva a un ser vivo de un estado a otro. Para que una oruga se convierta en mariposa se mete en un capullo donde hay un cambio que le llevará a un mejor estado. Para que una semilla inicie bajo la tierra su proceso de crecimiento se debe “romper”, solo de esta manera podrá dar lo mejor de sí.

También, para que esta crisis te transforme deberás desarraigarte de cosas que están muy ligadas a ti y eso generalmente duele.

  1. El mundo no volverá a ser igual

En muy poco tiempo el mundo cambió. Hasta las grandes potencias están bailando al son que toca el coronavirus y nadie puede predecir con exactitud el mundo que tendremos dentro de un mes. Claro, con un cambio tan intempestivo es normal encontrar personas que aún no asimilan lo que está sucediendo y siguen añorando que regrese “todo a la normalidad”.

No hay tal, lo normal es lo que estamos viviendo. Un mundo incierto y cambiante, que se transforma sin esperar a que las mayorías estén preparadas. Algo parecido a lo que sucede cuando no sabes bailar y vas a la clase de bailoterapia: te agobias al saber que cuando medio aprendes un paso ya el instructor está haciendo otro.

Así que no debes esperar que el mundo vuelva a ser exactamente igual que hace un par de meses, ni pensar en cómo será el mundo “pos pandemia”, este es el mundo pos pandemia, un lugar donde cada día debes estar preparado para que sea totalmente diferente al día anterior.

  1. El que se quiebra pierde

Sin lugar a dudas es un momento donde afloran muchas emociones, algunas que se contradicen entre sí, entonces es inevitable desfallecer ante todo lo que sucede.

La labor en el coaching no es la de promover el que se ignoren o se sublimen las emociones al contrario lo que buscamos como coaches es canalizar esa poderosa fuerza presente en nuestras emociones y usarla a nuestro favor.

Entonces ese dolor, rabia, tristeza que estas sintiendo debe darte el impulso para “hacer” no solo para tomar decisiones sino para actuar en favor de lo que quieres aprovechando lo que la realidad actual te presenta.

Como dice la trillada frase popular: Si del cielo te caen limones aprende a hacer limonada.

  1. Tu visión te enferma

Tú decides que quieres ver, eso es claro para todos sin embargo en lo que la gran mayoría se resiste a generar conciencia es que también puedes decidir como ves lo que ves, o como lo interpretas.

Es curioso como en solo unas cuantas semanas la forma como la sociedad ve el covid 19 ha cambiado: al principio era un simple resfriado, luego un virus que solo afecta a los ancianos y personas enfermas y hoy hay una psicosis colectiva que lleva a creer que la humanidad se va a extinguir por este mal.

Si te tomas muy a pecho los informes de la prensa amarillista, te vas a enfermar, posiblemente no de coronavirus sino de algún problema relacionado con el estrés, que es peor.

Te invito a que no te enfoque en la mirada trágica que afuera le están dando a esta noticia, mejor mira hacia adentro, hacia el potencial y las capacidades que tienes no solo para sobreponerte a esta crisis, sino también para atravesarla logrando creaciones maravillosas, con lo que este nuevo mundo te ofrece.

Desde el coaching generamos un acompañamiento para que veas un panorama diferente en cada situación conflictiva.

  1. individualmente no salimos de esto

Finalmente, hay que decir que esta pandemia y todo lo que gira a su alrededor nos está obligando a entender que solos no podemos salir de esto y que requerimos acciones conjuntas: en la familia, en la ciudad donde vivimos, en el país y en el mundo.

Esto no se puede afrontar pensando que es un problema ajeno ya que tanto las acciones como las omisiones de cada uno redundarán en bienestar para todos. Este fenómeno nos está enseñando que el lavarse las manos no es solo para el beneficio individual, sino que también favorece a quienes te rodean y finalmente al mundo entero.

El coaching es acompañamiento y relacionamiento, es generar espacios de confianza donde mutuamente avanzamos hacia mejores condiciones. Desde ese punto de vista en un tiempo como el que estamos viviendo con esta pandemia, todos nos convertimos en coaches, los unos de los otros. Todos somos personas ayudándonos mutuamente para seguir avanzando a pesar o en virtud de las dificultades.

Te invito a que hagas tuyas estas verdades y que las tengas muy presentes para atravesar de mejor manera este tiempo de desafío.

Wilman Cuellar