Liderazgo Personal

Cómo protegerte de las influencias negativas

negativismo

Para protegerte contra las influencias negativas, tanto si son de tu propia producción como si son el resultado de las actividades de ciertas personas negativas que te rodean, debes reconocer que tienes un poder de voluntad, y utilizarlo constantemente hasta que logres constituir un muro de inmunidad en tu propia mente contra esas influencias negativas.

Reconoce el hecho de que tu, al igual que todo ser humano, eres por naturaleza, perezoso, indiferente y susceptible a todas las sugerencias que armonicen con tus debilidades.

Reconoce que eres por naturaleza susceptible a todos y cada uno de los seis temores básicos (a la muerte, a la vejez, a la perdida del amor de alguien, a la enfermedad, a la crítica, a la pobreza), e instituye en tu actitud hábitos que te permitan contrarrestar todos estos temores.

Reconoce que las influencias negativas actúan a menudo sobre ti a través de tu propia mente y que, en consecuencia, resultan difíciles de detectar, por lo que debes mantener la mente cerrada contra todas aquellas personas que te depriman o te desanimen de cualquier forma.

Limpia tu armario de medicamentos, arroja todos los frascos con píldoras, y deja de ser indulgente con los resfriados, los dolores y las enfermedades imaginarias.

Busca deliberadamente la compañía de personas que influyan para que pienses y actúes por ti mismo.

No esperes problemas, ya que éstos tienen tendencia a no desilusionarte.

Sin duda, la debilidad más común de todos los seres humanos es la costumbre de abrir sus mentes a la influencia negativa de otras personas.

Esta debilidad es tanto más nociva en cuanto que la mayoría de la gente no se da cuenta de que han sido maldecidos con ella, y muchos de aquellos que la reconocen, descuidan el mal, o se niegan a corregirlo hasta que se convierte en una parte incontrolable de sus hábitos cotidianos.

Fuente: Napoleon Hill – “Piense y hágase rico”