Motivación

CONSTRUYE SABIAMENTE

Un carpintero viejo estaba listo para retirarse. Él le dijo a su patrón de sus planes para dejar el negocio de construir casas y que quería vivir una vida más tranquila con su esposa y disfrutar con su familia. Él extrañaría el cheque mensual, pero necesitaba retirar­se. Ellos podrían sobrevivir.

El contratista se sentía apenado porque su excelente obrero se iba, y le preguntó si podría construir sólo una casa más como un favor personal. El carpintero dijo sí, pero a tiempo era fácil ver que su corazón no estaba en su trabajo. Él se limitó a hacer el trabajo solo por cumplir y utilizó materiales de inferior calidad. Era una manera infortunada de acabar su carrera. Cuando el carpintero terminó su trabajo y el constructor vino a inspeccionar la casa, el contratista le dio la llave de la puerta delantera al carpintero y le dijo: “Ésta es su casa, ¡mi regalo para usted!”.

¡Eso era una vergüenza! Si él hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, la habría hecho tan diferente. Ahora tenía que vivir en la casa que no había construido bien.

Así pasa con nosotros, construimos nuestras vidas de una manera distraída, reaccionando en lugar de actuar, ponemos lo menos en vez de lo mejor. A los puntos importantes nosotros no damos nues­tro esfuerzo. Entonces con susto miramos la si­tuación que hemos creado y hallamos ahora que nosotros estamos viviendo en la casa que nos hemos construido. Si nosotros hubiéramos comprendido eso, la habríamos hecho tan diferente.

Piensa en ti mismo como el carpintero. Piensa acerca de tu casa. Cada día martillas una a una, po­nes una tabla, o levantas una pared.

Construye sabiamente. Es la única vida que alguna vez tú construirás. Aun cuando la vivas, sólo un día más, ese día merece ser vivido cortésmente y con dignidad. La placa en la pared dice: “La Vida es un proyecto, hágalo usted mismo”.

¿Quién podría decirlo más cla­ramente? Tu vida hoy es el resul­tado de tus actitudes y opciones en el pasado. Tu vida mañana será el re­sultado de tus acti­tudes y las opcio­nes que tomes hoy.

Leave a Comment