Motivación

CREER

En esta semana de recogimiento espiritual les dejo la siguiente reflexión

Una niña escucha a su madre orar de la siguiente manera: “Amado Dios te ruego que envíes lluvia en medio de esta gran sequía”, una hora después la madre se dispone a salir de su casa. Se viste se arregla y sale a la calle, la niña se acerca a la puerta y le dice “madre se te olvida llevar el paraguas” “¿para qué?” responde la madre “con tanto tiempo de sequía dudo que caiga una gota de agua”.

Esto sucede muy a menudo, decimos tener fe pero no creemos que aquello que pedimos se va a hacer realidad, pedimos pero no nos preparamos para ver cumplida nuestra petición; En muchos casos el problema no es que Dios no pueda hacerlo sino que no creemos que lo recibiremos, la oración que hacemos se convierte en algo similar a la suerte, puede que si, como puede que no.

Hay que entender que la oración obra en un plano sobrenatural y tiene el poder para vencer los limitantes que presenta el plano físico, así que mucho de lo que pedimos se podría hacer realidad si pudiéramos creer, Jesús dijo “Si puedes creer, al que cree, todo le es posible” y las escrituras nos cuentan que cuando este humilde carpintero llegó a Nazareth no hizo muchos milagros por la incredulidad de la gente que lo subestimó

Seguramente has dedicado o dedicaras algún tiempo a solas con Dios durante estos días; Seguramente hay una petición recurrente en tus oraciones, te pregunto ¿Qué tanto puedes creer que Dios lo hará? La respuesta  a esta pregunta hace la diferencia.

Leave a Comment