Motivación

CUANDO QUERIENDO LLORAR TIENES QUE CANTAR

Seguramente has escuchado la famosa canción “Rivers of Babylon” o, los ríos de babilonia; esta canción aunque ha sido interpretada por diferentes voces desde su creación, logró su versión más exitosa con el grupo Bony M en 1978, llegando a ubicarse como número uno durante cinco semanas en las listas musicales del Reino Unido.

Aunque muchos han escuchado y cantado esta canción, en especial los amantes de la música disco, la mayoría ignora a que se refiere esta melancólica letra, pues bien “Rivers of babylon” es una canción espiritual basada en el salmo bíblico 137, versos 1,3,y 4, también cuenta con fragmentos del salmo 19.

Si eres de aquellos que tienen la biblia de adorno en la casa, o en un pedestal abierta en algún capítulo especial para que te proteja del mal, o ni siquiera sabes dónde está la biblia en tu casa o la última vez que la viste estaba como apoyo en remplazo de la pata de la mesa que se cayó; es decir si no la lees, seguramente te parecerá extraño esta asociación entre la canción mencionada y los salmos bíblicos, pero si indagas un poco te darás cuenta que la canción y el salmo 137 tienen letra común y refleja el dolor de un pueblo que se le pide cantar cuando lo único que quiere es llorar; continúa y conocerás un poco la historia.

Transcurría el año 586 antes de Cristo, el pueblo de Israel había sido invadido y se encontraban cautivos en el imperio de Babilonia, este pueblo exiliado en tierra para ellos desconocida había perdido toda la esperanza de regresar a su territorio y eran víctimas de un aculturamiento forzado por el cual debían incorporarse a las costumbres  y formas de vida del pueblo opresor.

Siendo el judío un pueblo caracterizado por su música y
danzas, sus opresores les exigían que cantaran la música de su nación, pero este canto no salía por el dolor de este pueblo al estar exiliado, incluso ya sus instrumentos musicales los habían hecho a un lado, eran colgados en los arboles que se encontraban en las riveras de los ríos de babilonia conocidos como el Tigris y el Éufrates con sus afluentes.

En muchas vidas sucede esto mismo, la necesidad de mantener un estado de ánimo en alto cuando el dolor lo único que permite es llorar, pero la cautividad social de la cual somos víctimas día a día nos exige mantener ese estado de alegría que en ocasiones es difícil sostener, es bueno entender que la tristeza al igual que la alegría son estados emocionales que vivimos los seres humanos y que el estar triste es necesario en ocasiones, no todo el tiempo.

Sin importar las razones de la aflicción, es sano cuidar lo que pensamos y decimos mientras nos encontramos en medio del dolor por eso hoy te invito a que al igual que en la canción Rivers of babylon, en la estrofa que parafrasea el salmo 19:14, puedas decir:

Sean,  pues,  aceptables ante ti mis palabras y mis pensamientos

Fuente: “El Valor de la Adversidad” Wilman Cuellar®

Leave a Comment