Liderazgo Personal

Cuida las monedas que los billetes se cuidan solos

valorar lo importante

En 1997, un avión militar F117 más conocido como el avión furtivo sufrió un grave accidente en pleno vuelo.

Por fortuna el piloto logró eyectarse, pero la nave se partió en dos.

Después de unas exhaustivas investigaciones se determinó que el avión de combate había sido sometido a mantenimiento y el técnico encargado olvidó colocar en su lugar 4 de los 5 tornillos de una de las alas que había desmontado.

La falta de 4 tornillos que seguramente no llegan a costar ni un dólar, arruinó un avión de más de 40 millones de dólares y puso en riesgo la vida del piloto y de varias personas en tierra.

Hay una frase de la sabiduría popular relacionada con las finanzas personales que dice “cuida las monedas que los billetes se cuidan solos.

Es una expresión que nos invita a prestarle atención al dinero que pasa desapercibido por nuestras manos.

Algunos millonarios manifiestan que empezaron a crear riqueza cuando se encargaron de cuidar lo más insignificante del dinero, las monedas.

Esta máxima, de comprobada efectividad podemos trasladarla a la vida diaria y en todos los ámbitos y está comprobado que también da muy buenos resultados.

El común de las personas tiene una escala de valores que no les permite hacer daño al prójimo.

No roban, no matan, no dicen grandes mentiras y no codician la mujer del prójimo o el hombre de la prójima y así mismo en sentido contrario como decía la reina de belleza,

Se que algunos no entenderán este comentario porque ni siquiera ven los reinados de belleza para no ser víctimas de la tentación.

Es común que cada persona se juzgue como justo ante sus ojos porque cuida de no hacer mal a otros y permanecer alerta para no cometer un mal acto.

La mayoría cuida muy bien sus billetes, no cometen aquellos actos que son juzgados negativamente por la sociedad pero también muchos descuidan las monedas es decir aquellos actos que no son delito, no son pecados y parecería que no le hacen daño a nadie y que además se cometen porque «todo el mundo lo hace»

Pará estas personas es delicado robar, pero llegan tarde a todos sus compromisos robándole el tiempo a quienes los esperan,

no dicen grandes mentiras, pero cuando tienen una reunion dicen «ya voy en camino» sin siquiera haber salido de su casa.

Nunca han matado a otra persona, pero asesinan la reputación hasta de los que llaman «amigos», con los comentarios que hacen sin pensar en el daño que están causando.

Esposas que serían incapaces de serle infiel a sus esposos pero son desleales con ellos al contarle a todo el mundo los errores de su pareja pero al implicado no le han manifestado su inconformismo.

Son personas que fácilmente cumplen un compromiso con quien no conocen, para quedar bien y proyectar una imagen de personas confiables, pero cuando se trata de cumplirle a las personas más cercanas o con quien ya tienen confianza ahí las cosas cambian, no respetan los compromisos y se creen con la autoridad, por la amistad o la relación, de incumplir y a veces sin siquiera pedir disculpas.

Estas personas son muy buenas para cuidar los billetes relacionales  pero descuidan las monedas, lo básico, lo pequeño que en realidad es lo que engrandece a las personas, se olvidan que el Señor dijo en lo poco fuiste fiel, en lo mucho te pondré y esto no solo se refiere al dinero o a tus talentos, también tiene que ver con aquellas pequeñas cosas que en muchas ocasiones pasan desapercibidas.

Son las pequeñas acciones las que llevan a grandes logros. Mi propuesta hoy para ti es que empieces a darle valor a los pequeños detalles, esas acciones que pueden ser ignoradas pero que al final son fundamentales si quieres alcanzar tu realización.