Liderazgo Personal

¿QUIÉN DECIDE?

Al venir a este mundo no decidimos como, cuando, ni donde nacer, no hemos tenido la posibilidad de decidir ni siquiera de opinar sobre qué clase de padres y familiares tendríamos o el nombre que llevaríamos, no elegimos a cual escuela ir ni el color de la ropa que usamos en nuestros primeros años de vida, la vida es así, nacimos sin poder tener el control del 100% de las cosas que nos suceden…

Seguramente piensas en este momento en todas esas cosas que no elegiste y que acompañaron tu vida, posiblemente hay situaciones que consideras que si hubieran dependido de ti serian diferentes, y así como no decidiste los padres que tienes o tuviste, seguramente algunos no decidieron vivir solo con mamá o con alguna persona que se hizo cargo de ellos y posiblemente eso determinó lo que hoy son.

He escuchado a personas decir que si no pudieron decidir nacer, entonces que les dejen decidir en qué momento van a morir y creo que esto tampoco es potestad del ser humano, sino de Dios; Conocí el caso de un hombre que después de una decepción amorosa y desilusionado con su existencia trató de quitarse la vida de manera fulminante, en medio de una borrachera se puso una pistola en su barbilla y disparó tratando de volarse los sesos, pero el tiro salió de otra manera y no murió pero quedó con su cara desfigurada, hoy este hombre va por las calles contestando la penosa pregunta “¿Qué te sucedió?”

Es sorprendente que algunas personas reclaman y pelean por tener el control de sus vidas y de poder decidir sobre ellas sin embargo en lo que está bajo su autoridad decidir no lo hacen, asumen decisiones de otros disfrazándolas de decisiones personales, las decoran y presentan revestidas de autoridad sin embargo son solo reacciones a lo que los demás proponen, como cuando prefieres no entregar lo mejor de ti en tu trabajo por que los demás tampoco lo hacen, es decir ya los perezosos decidieron por ti o en una relación a la que no le entregas todo tu amor solo porque la otra persona no lo hace primero, o peor aun cuando decides acabar tu vida porque otra persona no la aprecia o porque el mundo no es lo que esperabas y está lleno de conflictos.

A diferencia de cuando naciste y de los hechos que rodearon tal nacimiento y los primeros años de vida, hoy tienes más control (no todo) sobre lo que sucede con tu vida, hoy tienes la capacidad de decidir, en tu niñez tu poder de decisión era limitado, hoy tienes muchas decisiones bajo tu control, como el ser feliz, el dejar el pasado atrás, el no depender de lo que disponen los demás, etc. ¿Qué estás haciendo con tu capacidad y poder de decidir y de actuar?

Autor: Wilman Cuellar®              

Leave a Comment