Salud y Bienestar

Efecto del pensamiento en la salud

pensar bien

El cuerpo obedece a las operaciones de la mente, ya sean elegidas deliberadamente o expresadas de forma automática.

Siguiendo pensamientos indebidos el cuerpo rápidamente se hunde en la enfermedad y decaimiento; siguiendo pensamientos virtuosos se viste de juventud y belleza.

La salud y la enfermedad, al igual que las circunstancias, tienen sus raíces en el pensamiento.

Los pensamientos enfermizos se expresan a través de un cuerpo enfermo.

Se ha sabido que los pensamientos de temor pueden matar a una persona tan rápido como una bala, y continuamente matan miles de personas, tal vez no tan rápido, pero sí con igual efectividad. Aquellos que viven con temor a las enfermedades son los que las contraen. La ansiedad debilita el que cuerpo rápidamente, y lo deja expuesto al ingreso de enfermedades; y los pensamientos impuros, aunque no tengan un origen físico, pronto destruirán el sistema nervioso.

Los pensamientos fuertes, puros, y felices producen en el cuerpo vigor y gracia. El cuerpo es un instrumento delicado y plástico que responde rápidamente a los pensamientos que lo atañen; por eso los hábitos de pensamiento producirán sus propios efectos (buenos o malos) sobre él.

Las personas seguirán teniendo la sangre impura y envenenada mientras sus pensamientos sean impuros. De un corazón limpio emana una vida limpia y un cuerpo limpio. De una mente contaminada proceden una vida contaminada y un cuerpo enfermo.

El pensamiento es la fuente de acción, vida y manifestación; purifica la fuente y todo será puro.

Fuente: James Allen “Como el hombre piensa así es su vida”


Encuentra mensajes que te ayudan a mantener y recuperar tu salud en el audiolibro «CUENTOS Y REFLEXIONES QUE SANAN de la serie CUENTO CONTIGO CUENTA CONMIGO.

Pide ya el tuyo

cuento contigo cuenta conmigo

compra ya