Relaciones Interpersonales

EL ANTROPÓLOGO Y EL CAMPESINO

Esta es la historia de un antropólogo muy convencido del conocimiento y los títulos adquiridos durante su vida; Un día llegó a un pequeño pueblo para realizar algunas investigaciones y le pidió a un campesino que le guiara en su recorrido; Durante todo el viaje el antropólogo se había limitado a conversar solo lo necesario con el campesino hasta cuando en una pequeña balsa tuvieron que cruzar un caudaloso rio. Mientras navegaban, el especialista le preguntó al humilde hombre si sabía leer, cuando le contestó que no, el profesional le dice ¡Cuánto lo siento, ha perdido usted una cuarta parte de su vida!. A continuación le preguntó si sabía escribir, y cuando le contesta que no, le vuelve a decir ¡Cuánto lo siento, ha perdido usted otra cuarta parte de su vida!. De inmediato le continua preguntando si tiene dinero y si ha viajado por muchos lugares del mundo, y cuando el sencillo hombre le responde que no, le dice ¡cuanto lo siento ha perdido usted otra cuarta parte de su vida!. De repente, una fuerte corriente golpea el bote y le da vuelta, lanzando a los dos ocupantes al agua. El campesino comienza a nadar tranquilamente hacia la orilla y le grita al asustado antropólogo ¿puede usted nadar? Con dificultad por el agua que ya estaba tragando le contesta que no puede. Entonces le dice el campesino ¡Cuanto lo siento, ha perdido usted toda su vida!

Algunas personas viven sumergidos en la arrogancia de sus logros pasados: conocimiento, títulos, cargos etc. Desconociendo el valor intrínseco de los seres humanos que los rodean. Que no seas uno de aquellos que se quedan solos, aferrados a sus posesiones, logros y puntos de vista recuerda las palabras del Nobel Gabriel García Márquez “Un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse”.

Leave a Comment