Coaching

EL PESCADOR

Un pescador se encuentra descansando en su barca al atardecer, cuando pasa por allí un turista extranjero que se inquieta al verlo.

Con cierta premura lo despierta y entablan la siguiente conversación:

-¿Qué hace durmiendo ahora?, podría estar pescando y cogería los mejores peces ahora que todas las barcas están atracadas en puerto.

-Y ¿para qué me serviría hacer eso?- dice el pescador.

-Con los beneficios podría comprar más barcos y sus beneficios aumentarían.

-Y ¿para qué me serviría?

-Con el tiempo podría contratar gente que trabajara para usted y dominar el mercado de pescado de la zona.

El pescador repite una y otra vez la misma pregunta hasta que el turista concluye:

-Con el montaje de su imperio comercial podría por fin descansar.

El pescador se queda perplejo y le contesta: -¡Pues eso precisamente estaba haciendo ahora!

A menudo surge en nosotros una elevada preocupación por ayudar a los demás a superarse y ser mejores; En muchos casos cometemos el error de pretender que nuestros planes de vida se conviertan en las aspiraciones de otros, en este afán nos encontramos con gente que no estará dispuesta a seguir el rumbo que nosotros marcamos para sus vidas, así desde nuestra perspectiva sea lo mejor para ellos. A cada quien le llega su tiempo y su momento de cambiar, de aprender, de ser mejor. Entiende que en muchos casos no será a tu ritmo aunque quieras lo mejor para aquellos que tanto aprecias. Lo único que verdaderamente está bajo tu control es tu propio desarrollo. Sin embargo no desistas porque puedes influenciar la transformación positiva de otros.

Leave a Comment