Motivación

El rechazo te dará rumbo

Como superar el rechazo

En ocasiones, sufrimos a causa del rechazo o la desilusión, sentimos tal desaliento que no pensamos en otra cosa más que el lugar donde estamos en ese momento.

«supongo que no tenía que ser». «creí que saldría con esa persona atractiva, pero tal vez mi aspecto no es lo que pensaba». o «pensé que me darían ese ascenso, lo intenté y fallé”. “Tal vez me falte talento”. No funcionó».

Cuando el rechazo o la desilusión te tumban, levántate y vuelve a intentarlo. Renunciamos a nuestros sueños con demasiada facilidad. Hay que entender, así como Dios abre puertas de manera sobrenatural, también a veces las cierra. Y cuando Dios cierra una puerta, siempre es porque tiene reservado algo mejor. Así que, solo porque llegas a un callejón sin salida, no significa que debes bajar los brazos. Encuentra una ruta diferente y sigue avanzando.

Te recomendamos leer: El poder del rechazo

Muchas veces, nuestro rumbo más provechoso viene después de un rechazo que nos dolió. Cuando llegas a una segunda puerta cerrada, o algo no funciona en tu vida, en lugar de verlo como el final, considera que Dios te está indicando que cambies de rumbo. A veces es incómodo, o puede no gustarnos. Pero no podemos cometer el error de cruzarnos de brazos y conformarnos con el lugar en que estamos.

Piensa en un roble. Si lo plantas en una maceta, su crecimiento será limitado. Cuando las raíces llenen la maceta, no podrá crecer. El problema no es del árbol, sino del entorno. Porque asfixia e impide el crecimiento.

Quizá tengas en tu corazón cosas más grandes de las que caben en tu actual entorno. Por eso, a veces Dios te sacará de una situación cómoda. Cuando sufres persecución y rechazo, no es siempre porque alguien te detesta. A veces, es la forma en que Dios te dirige hacia su perfecta voluntad. Intenta que te estires, que trates de llegar al siguiente nivel. Sabe que no lo harás sin un empujón, así que se encarga de que te sea incómodo permanecer donde estás.

El error que cometemos a veces es ponernos negativos, agrios, centrándonos en lo que no funcionó Y si lo hacemos, impedimos que se abran puertas nuevas.

El sueño que hay en tu corazón tal vez sea más grande que el entorno en el que estás

Fuente: Libro “Lo mejor de ti” Joel Osteen – Edit Peniel

Leave a Comment