Espiritualidad

ÉL TE COMPRENDE

Un niño entró en una tienda de mascotas buscando un perrito. El dueño le mostró una camada de perritos recién llegados, el niño alzó uno por uno y dijo: “Ya escogí uno. ¿Cuál es el precio?” El dueño le indicó. “Regresaré”, dijo el niño, y se marchó. “No te demores mucho”, dijo el hombre “los perritos como esos se venden rápido” “No se Preocupe. Yo sé que el mío estará aquí”, dijo el niño mientras se alejaba.

Trabajó arduamente. Cortó el césped, lavó vehículos, ahorró, y al cabo de un tiempo regresó como lo había prometido. Puso un fajo de billetes sobre el mostrador y dijo: “Vine por mi perro”. El dueño de la tienda puso en orden y contó los billetes, la suma estaba completa, “muy bien, escoge tu perrito”. El niño extendió su mano hacia la parte trasera del lugar y levantó a un perrito flaco, débil y cojo, y se dispuso a llevárselo. “Espera, no te lleves ese animal, exclamó el dueño, es lisiado, nunca podrá correr ni jugar a tu lado, tampoco te servirá para ir a buscar nada. Llévate uno de los sanos”. “No. Gracias, respondió el niño. Esta es  justamente la clase de perro que estaba buscando”. El hombre se Disponía a insistir; cuando notó debajo del pantalón del niño, su pierna ortopédica, comprendió y guardó silencio…

¿Por qué el niño querría ese perro? Es evidente que el niño sabía cómo se sentía. Dios sabe cómo te sientes. ¿Estás bajo presión en el trabajo? La gente exige más de ti de lo que puedes dar? ¿No se esfuerzan tus hijos en los estudios? ¿Tu cónyuge no te comprende? ¿La gente te margina? ¿Tus recuerdos te torturan?…

Él lo sabe tenlo por seguro y te acepta como eres

Fuente: adaptación del libro “Una Pausa en tu Vida” Martini Pablo

Leave a Comment