Motivación

EL VIOLÍN

El subastador pensó que perdía su tiempo mostrando ese viejo violín estropeado y arañado, pero aun así, lo mostró. -¿Cuánto ofrecen, buena gente? -gritó.-
-¿Quién hará la primera oferta?–¡Un dólar, un dólar! -entonces…-
-¡Dos! ¿Sólo dos?–Dos dólares!–¿Hay alguien que dé tres?- -¡Tres dólares! … a la una!, ¡Tres dólares…a las dos!–Que se va por tres…pero,- -¡No! – Un hombre canoso se puso de pie, llegó adelante y tomó en sus manos el arco. Limpiando el polvo del viejo violín armonizó sus cuerdas y tocó una melodía muy tierna. Al cesar la música el subastador dijo, en voz muy baja y más bien para sí, – ¿Cuánto daría yo por tener este viejo violín? Y tomándolo con más cariño lo volvió a levantar:-¡Cien dólares!- ¿Y quién da doscientos? -¡Doscientos!- -¿Y quién da trescientos?– ¡Trescientos!- ¡Trescientos, a la una! ¡Trescientos a las dos!- ¡Y se va y se fue! -exclamó.

Algunos lloraban y los demás aplaudían… – No podemos comprender se decían- ¿Qué cambió su valor? Alguien dijo por allí que fue “El toque de la mano de un maestro”.-Muchas personas sienten que sus vidas están fuera de tono. No saben cómo aprovechar todos los recursos y talentos que disponen. No saben cómo convertir sus excusas en razones. No pueden ver las oportunidades que existen dentro de las crisis. No le encuentran sentido a lo que hacen. No saben cómo ponerse en acción………… y a similitud del viejo violín se “subastan baratamente” a la multitud siguiendo el viaje de la vida como un juego que no requiere pensar… Pero un día cuando están preparados el maestro aparece. La gente no comprende cómo él puede encontrar tanto valor en algo que ellos no pueden ver. El secreto del Maestro es mirar más allá de las apariencias y conectarse con la verdadera alma de las cosas.

“La diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer resolvería los problemas más grandes que hay en el mundo” Gandhi

Leave a Comment