Relaciones Interpersonales

GUÍA RÁPIDA PARA CONTROLAR TUS IMPULSOS

© Copyright 2010 CorbisCorporationUna de las primeras cosas que tenemos que aprender a controlar es nuestra impulsividad. Antes de actuar, cuando nos sentimos invadidos de un estado emocional (positivo o negativo) es bueno aplicar la técnica del semáforo emocional de Goleman, con el fin de no tener un accidente emocional y tomar las decisiones adecuadas:

Luz ROJA: Detente, serénate y piensa antes de actuar

Luz AMARILLA: Expresa cómo sientes el problema, proponte un objetivo positivo, piensa en varias soluciones, piensa en las consecuencias de todas ellas

Luz VERDE: Adelante toma la decisión que consideres mejor y lleva a cabo tu comportamiento.

Tomando como ejemplo el semáforo emocional podemos formular algunas normas de tráfico emocional para llevar a cabo en la empresa-organización, para regular el tráfico humano en pasillos, despachos, espacios de trabajo y reuniones:

Nunca te saltes un semáforo en rojo: te la pegas seguro.

Espera a que esté verde y hayas tomado el control de tus pensamientos.

Abróchate el cinturón de seguridad: vigila tu estrés y tu malhumor, ríete un poco más, preocúpate sólo por las cosas realmente importantes.

Ceda el paso: escucha más y habla menos, recuerda los derechos y no sólo deberes.

-Prohibido adelantar: en las conversaciones de doble sentido o en los turnos de todo tipo, adelantar implica un conflicto o choque emocional seguro.

-Área de descanso: haz deporte, vida sana, dedica tiempo a relajarte, quiérete, haz una parada cada cierto tiempo.

-Respeta los límites de velocidad social: en las reuniones, en tu entorno de trabajo, respeta el ritmo del otro, si te adaptas a su ritmo cooperará mejor contigo.

-Distancia de seguridad: no agobies ni acoses al otro, deja margen de maniobra y reflexión a los demás.

-Ahorra combustible: si desperdicias tus energías en enfadarte te puedes quedar tirado/a.

-Control de alcoholemia: las sustancias psicoactivas no ayudan a la circulación social ni a tu motivación, crean muchos conflictos y accidentes.

Fuente: “Inteligencia emocional” Cesar García Rincón.

Leave a Comment