Motivación

HOY PUEDE SER UN GRAN DÍA

Un niño de escuela tuvo un día muy desafortunado. Comenzó cayéndose del bus que le llevaba a la institución y se hizo un enorme “chichón” en su frente debido al golpe. Luego de las clases llegó el recreo y se peleó con un compañero porque se burlaba de su “globo morado” en la frente. En medio de la pelea su boca dio contra la cabeza de un compañero haciendo caer al suelo un diente que ya estaba algo flojo. Pero lo peor estaba por llegar. Durante la clase de educación física tuvo una aparatosa caída y se le dislocó el hombro. Tuvieron que llevarlo a la enfermería, y luego de las atenciones medicas correspondientes, el propio director se encargó de transportarlo a su casa. Aunque el niño viajaba en el asiento posterior del vehículo el director alcanzó a ver por el espejo retrovisor algo que le llamó la tención. Vio que el pequeño mantenía su puño bien cerrado. “¿Qué es lo que llevas en tu mano con tanto cuidado?”, preguntó intrigado el docente, a lo cual el niño respondió: “He encontrado en el patio una moneda de 25 centavos. Nunca antes había encontrado una moneda, es primera vez. “¡Creo que este es mi día de suerte!”.

Que importante lección nos da este chiquillo. Entonces debemos aprender que nuestro día depende no de cómo el día nos mire a nosotros, sino de cómo nosotros miremos el día.

Fuente: Martini Pablo. Una Pausa en tu Vida – Edit CLC

Leave a Comment