Humor

¿ QUE CLASE DE GOBIERNO TIENES?

Feudalismo

Usted tiene dos vacas. Su lord se toma toda la leche.

Socialismo puro

Usted tiene dos vacas, el gobierno las confisca y las pone en un establo con las demás, pero usted tiene que ayudar a cuidar a todas las va­cas. El gobierno solamente le da la leche que usted necesita.

 Socialismo burocrático

Usted tiene dos vacas. El gobierno las toma y las pone en un establo con las demás. Pero como ellas son cuidadas por ex criadores de gallinas, usted tiene que cuidar de las vacas y de los pollos que el gobierno expropió de los criaderos de gallinas. Entonces el gobierno le da tanta leche y huevos como usted requiera, según las regulaciones oficiales y el racionamiento.

Fascismo

Usted tiene dos vacas, el gobierno las decomi­sa ambas, lo contrata a usted para que cuide de ellas y luego le vende la leche.

 Nazismo

Después de decomisadas las dos vacas, el pro­pietario es fusilado para que no proteste.

Comunismo puro

Usted tiene dos vacas, sus vecinos le ayudan a cuidar de ellas y todos por igual comparten la leche.

Comunismo ruso

Usted tiene dos vacas y debe cuidar de ellas, pero el gobierno le decomisa toda la leche.

Comunismo camboyano

Usted tiene dos vacas, el gobierno las decomi­sa, se las come y luego lo mata por ser un sucio capitalista.

Capitalismo

Usted tiene una vaca y compra un toro; con la reproducción, tiene muchas más vacas, y en­tonces o le sobra leche o le falta pasto. Si le falta pasto, se mueren las vacas y se arruina; si le sobra leche, también se arruina cuando baja el precio.

Dictadura

Usted tiene dos vacas, el gobierno las decomi­sa y lo recluta para el servicio militar.

Democracia pura

Usted tiene dos vacas, pero sus vecinos deci­den quién debe tomar la leche.

Democracia representativa

Usted tiene dos vacas, pero sus vecinos esco­gen a alguien para decirle a usted quién debe tomar la leche.

Burocracia

Usted tiene dos vacas; al principio el gobier­no regula cuándo puede usted alimentarlas y ordeñarlas; luego le paga para no ordeñarlas, después se las decomisa intempestivamente, mata una vaca, ordeña la otra y derrama la le­che por una alcantarilla. Por último, le exi­ge que rellene unos pesados formularios para examinar la responsabilidad que le cabe a usted por haberlas perdido.

Anarquía pura

Usted tiene dos vacas: o usted vende la leche a un precio justo, o sus vecinos intentarán to­mar sus vacas y matarlo.

Fuente: Lopera G. Jaime y Bernal T. Marta Inés – La Carta a García y Otras Parábolas del Éxito – Intermedio Editores

Leave a Comment