Motivación

LA MINA DE DIAMANTES

¿Sabe usted cómo se descubrió la mina de diamantes más grande del mundo?

Escuche muy bien esta pequeña muestra de historia humana. En ella hay un mensaje tremendo: Cerca del río Indo había un persa llamado Alí Hafed. Era dueño de una enorme hacienda en la que vivía cómodamente con su familia. Sin embargo, el hom­bre, aunque era rico, sentía que su existencia carecía de sentido y tenía el legítimo deseo de superarse aún más… Un día cierto viajero le mostró un diamante y le dijo cuánto valía. El hombre rico, obsesionado con la idea de volverse multimillonario, vendió la granja, dejó a su esposa e hijos encargados temporalmente con un familiar y salió en pos de su anhelo: se gastó cuánto dinero tenía buscando diamantes en todas las playas y ríos de arenas claras hasta entonces conocidos. Después de varios años, ya en la mise­ria, volvió anónimamente a su ciudad, pero encontró que su familia se había mudado. Desalentado y perdido como un vaga­bundo fracasado, se adentró en el mar y se suicidó. Lo verdade­ramente trágico de la historia es que el hombre que compró la granja de Alí Hafed, una mañana que estaba dando de beber a sus camellos en el arrollo que pasaba por su terreno, vio una piedra negra que emitía un destello de luz; la limpió y descubrió un cristal precioso; escarbó en las aguas del riachuelo y casi a flor de piso halló gemas aún más hermosas y grandes. De esa forma y en ese preciso lugar descubrió el yacimiento de diamantes más grande del mundo: la mina “Golconda”. Las gemas más maravillosas que se han hallado provienen de la que fue la despreciada granja de Alí Hafed.

¿Qué piensas si te digo que aquello que estas buscando ha estado siempre muy cerca de ti?

Fuente (Adaptación): Cuauhtémoc S. Carlos – “La Ultima Oportunidad” Edit. Ediciones Selectas Diamante

Leave a Comment