Historias de Éxito

La persona generosa prospera

Comercializadora marden

Un homenaje a Edgar Casas, el empresario que cambió el comercio de una ciudad.

El señor Edgar casas falleció el pasado 31 de octubre de 2020, pero deja un legado como empresario y como ejemplo de persona.

“Persevera en tus objetivos cuidando de no perjudicar a nadie”  Edgar Casas

Entre las grandes historias de éxito y superación pululan casos de personas con nombres muy reconocidos. Algunas han logrado fama y fortuna, y hasta sus vidas han sido llevadas al cine, permitiéndonos conocer un poco más sobre las vivencias de estos personajes.

Pero cuando hablamos de éxito y superación, la fama y la fortuna no necesariamente están presentes. Me refiero a que existen héroes que de manera casi anónima para el resto del mundo han impactado una ciudad. Es el caso de Edgar Casas, un personaje que más que tener dinero acumulado, grandes posesiones o ser famoso, se ha destacado por su gran humildad y don de gente, que lo ha llevado a ser uno de los empresarios más reconocidos en la ciudad de Palmira, en Colombia.

Sus inicios no fueron fáciles. Al año de haber nacido en la ciudad de Popayán, ubicada al suroccidente de Colombia, quedó huérfano de madre y su padre optó por llevarlo donde una tía para que se encargara de cuidarlo. Así fue hasta los once años, cuando por razones económicas la señora tuvo que emigrar a otra ciudad y dejar al niño enfrentándose solo a las situaciones cotidianas de la vida.

Al tener que subsistir por sus propios medios entendió que debía encargarse de sí mismo. Rápidamente se ganó el reconocimiento y la confianza de sus vecinos, a quienes les ofrecía hacer los mandados y trabajos que necesitaran. Así, “Bartolo”, nombre con el que lo identificaban sus vecinos, empezó su vida como empresario. Es claro que la generosidad que hoy lo caracteriza fue forjada por medio de las vicisitudes que vivió en esta edad. Con el poco dinero que recogía en su oficio haciendo mandados, ahorraba para darle regalos en Navidad a sus hermanos, aunque en algunos casos significara subordinar sus placeres y necesidades personales.

A medida que crecía, aumentaba su deseo de superación y su sentido para los negocios. En su adolescencia se fue involucrando en otras actividades, como la compra y venta de gallos de pelea. Luego, las «causalidades» de la vida lo llevaron a sus veintitrés años a Palmira, la ciudad que ha visto florecer sus negocios. Llegó como compañero de viaje de una amiga a buscar nuevos horizontes, con escasa o nula experiencia laboral formal y prácticamente sin instrucción académica debido a que no había podido avanzar en sus estudios secundarios por no tener los recursos.

El señor Casas recuerda hoy lo doloroso que fue ese capítulo en su vida, cuando tuvo que retirarse de los estudios porque su padre había incumplido con los pagos de las mensualidades. Sin embargo, como adulto reconoce que no ha necesitado tener gran cantidad de estudios para crecer como empresario.

Aun así, recomienda a los jóvenes que estudien y ayuda para este propósito. Es un hombre que ha sabido canalizar las experiencias que se han cruzado en su vida para convertirlas en enseñanzas que rinden frutos. Ese deseo de aprender le permitió aprovechar al máximo un corto periodo de su vida en el cual le ayudó a su tío en una pequeña papelería, experiencia que le brindó luz para encontrar su destino empresarial.

Al llegar a la ciudad de Palmira en el departamento del Valle pidió trabajo en una papelería. Era el oficio perfecto, puesto que era lo único que podía destacar en su currículo como experiencia. Al parecer, el destino estaba a su favor: el día que debía presentarse a trabajar no llegó; se quedó dormido después de una borrachera cuando regresó a su ciudad para despedirse de sus amigos y en el festejo se excedió un poco. Aun así, su futuro jefe entendió y al ver la sinceridad del joven, entre sonrisas, reafirmó la decisión de contratarlo.

Al día siguiente, el 2 de septiembre de 1959, Edgar Casas inició su actividad como trabajador de la papelería Marden en la ciudad de Palmira. Unos años después, este hombre contó con la fortuna de ganarse una rifa. Por su juventud pudo haber despilfarrado el dinero que se ganó, pero no fue así. Audazmente le propuso a su jefe que le alquilara un espacio en la papelería para montar un pequeño negocio. La respuesta del hombre fue mejor de lo que Edgar esperaba: le ofreció que tomara en alquiler toda la papelería en el año 1973, con cerca de treinta empleados.

Actualmente, cuenta con aproximadamente doscientos ochenta empleados. La papelería sigue creciendo y además incursionó en la fabricación de artículos de papelería que se distribuyen a nivel nacional. También tienen dos centros comerciales. Hoy sus negocios son manejados por hijos y nietos.

Humildemente reconoce que, tal como en sus inicios, sigue haciendo mandados para ayudar a que sus empresas salgan adelante. Y se destaca por su bondad reflejada en la colaboración a jóvenes de escasos recursos para que avancen en sus estudios.

Con una filosofía de vida basada en la generosidad y en la idea de perseverar hacia los objetivos cuidando de no perjudicar a nadie, Edgar Casas ha crecido como empresario, pero antes como persona. Y se ha convertido en un referente comercial para la ciudad de Palmira, demostrando que el esfuerzo y la tenacidad de una persona la llevan a encontrar su verdadero destino.

Aunque parezca que nada está a tu favor por la manera en que iniciaste la vida, debes tener presente que no existe un dictamen o decreto que diga que tienes que seguir un camino de tragedia. Ten claro que está en ti trabajar para descubrir y lograr lo que has sido predestinado a ser, hacer y obtener.

Las siguientes ideas te ayudarán a lograrlo:

  1. No existen casualidades. Todo tiene una razón de ser.
  2. La suerte aparece cuando se unen oportunidad y preparación.
  3. La generosidad te hará millonario de adentro hacia afuera.
  4. Tarde o temprano la ayuda desinteresada trae frutos.
  5. El esfuerzo y la perseverancia te conducirán por la senda de tus objetivos.

Encuentra esta y mas historias de personas que lograron dejar un legado con sus ejemplares acciones, en el libro Grandes historias de éxito y superación, de la serie «Cuento contigo cuenta conmigo» ¿Adquiérelo ya!

compra ya

Leave a Comment