Liderazgo Personal

LA TORTUGA Y LOS PATOS (MANTÉN TU BOQUITA CERRADA)

Cierta tortuga bastante necia decidió un día que quería conocer otros países, que estaba cansada ya del mismo panorama todos los días. Pero no lograba encontrar la forma de realizar su sueño.

-Entonces dos patos que la escuchaban decidieron ayudarla.

Pon atención amiga -le dijeron- nosotros vamos partiendo en viaje al sur a pasar el invierno en tierras cálidas. Si quieres te podemos llevar con nosotros.

-Encantada -respondió la necia tortuga- ¿Qué debo hacer?

-Pues sólo tienes que coger este palo con la boca. Sujétalo entre los dientes y nosotros lo llevaremos cada uno de una punta. Pero no intentes hablar en todo el camino.

-Así lo haré -respondió la feliz viajera.

Y así lo hicieron. Cogió la tortuga bien sujeta el palo con su boca y partieron en vuelo por sobre los campos al sur. Y quienes la veían pasar comenzaron a asomarse y a decir:

-Miren esa tortuga llevada por dos gansos.

-seguramente es la reina de las tortugas y por eso viaja por los aires.

Y nuestra tortuga no pudo aguantarse ante los halagos de la gente y contestó:

-Pues sí, amigos míos, soy la reina de las tortugas…

Pero hasta ahí le llegó el discurso a la necia porque al abrir su boca soltó el palo, cayó desde gran altura y se mató contra las rocas.

Dicen que el pez muere por su boca, pues bien, en esta historia la tortuga murió por no soportar la tentación de abrir la boca.

La prudencia con nuestras declaraciones y opiniones nos puede evitar muchos problemas.

El que guarda su boca, preserva su vida; El que mucho abre sus labios, termina en ruina. (Prov 13:3)

Leave a Comment