Motivación Sin categoría

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

Un rey se enteró de la existencia de un sabio muy afamado. El monarca, deseoso de conocerlo personalmente y conversar con él, le mandó varias cartas invitándolo a que lo visitara.

Un buen día el sabio llegó al palacio, sin preocuparse de la ropa que llevaba puesta. Cuando le avisaron al rey que el sabio estaba allí, ordenó que lo hicieran pasar al comedor, pues justamente en ese momento se disponía a almorzar.

Cuando el sabio llegó al comedor, el rey apenas si lo saludó y cuando todos se sentaron a la mesa lo sentaron en el último lugar.

El sabio se dio cuenta del desaire del rey, pero comió con buen apetito y apenas terminó de comer se fue sin decir palabra.

Después de un rato, el rey recordó la visita del sabio. Y al no verlo sentado a la mesa preguntó qué se había hecho. Los criados le contestaron que se había marchado y que ya debía ir de regreso a su pueblo.

El rey comprendió que no había atendido al sabio como merecía, puesto que él mismo lo había invitado a que lo visitara. Y que si el sabio se había marchado sin despedirse era porque se había sentido mal por el desaire. Entonces le mandó una carta con un mensajero, invitándolo a que lo visitara de nuevo.

Esta vez el sabio llegó al palacio vestido con ropas lujosas. Y a la hora de comer el rey lo sentó a su lado.

Apenas sirvieron la comida, el sabio cogió los trozos de carne y los restregó en su ropa. Y cuando le sirvieron vino, también lo derramó sobre su ropa.

El rey y sus invitados lo contemplaban asombrados. Creían que se había vuelto loco. Y comenzaron a murmurar entre ellos. Finalmente, no pudieron contenerse, el rey le preguntó:

-¿Pero qué es lo que está haciendo? ¿Cómo es posible que usted, que es una persona de gran sabiduría, sea capaz de comportarse en esta forma?

-Lo hago, señor, porque he comprendido que todas las atenciones con que usted me distingue no están dirigidas a mi persona, sino a las ropas que llevo. Así que me parece que es justo que sean ellas, y no yo las que disfruten la comida.

El rey quiso saber porque le decía eso y el sabio continuó:

-La primera vez que vine a visitarlo me presenté mal vestido y me sentaron lo más lejos posible de usted, mientras que ahora que vengo con vestidos elegantes, me sienta a su lado. No me negará usted que los méritos de una persona son los mismos cuando viste humildemente que cuando luce ropa elegante. Por eso, señor, he comprendido que las atenciones con que ahora me distingue no están dirigidas a mi persona, sino a mis ropas.

Hay personas que asocian el conocimiento y la capacidad con la vestimenta, así, le dan mayor importancia a quien viste de manera elegante y subestiman a quien no se presenta con un atuendo ostentoso. Olvidan que lo importante no es el “ornamento externo” sino la capacidad de una persona para ayudar y servir a a los demás con lo que sabe.

No juzgues a otros de acuerdo con su elegancia o la falta de ella, mejor comparte con cada persona y te darás cuenta que algunos tienen mucho que mostrar externamente pero poco que decir y otros aunque sus harapos son discretos y humildes llevan riqueza en cada acto y en cada palabra.