Motivación

LUCHANDO CONTRA EL DESTRUCTOR

Joe, un viejo luchador, ha soñado siempre con vencer a El Destructor, el campeón supremo, pero su entrenador se ha opuesto a ello una y otra vez. El Destructor conoce una llave (agarrada) secreta con la que ha vencido a todos sus contrincantes. Pero Joe insiste tanto que al final consiguen el ansiado combate.

La pelea comienza. El Destructor se lanza sobre Joe y le aplica su agarrada secreta. El entrenador cierra los ojos. Escucha un gran ruido seguido por el clamor de la multitud.

Abre los ojos para contemplar el desastre…¡y ve que Joe ha conseguido desprenderse de su atacante y desmayarlo, ganando el combate!

Al regresar al vestuario, el entrenador pregunta a Joe qué ha hecho para lograr tal milagro. Éste le responde:

-Estaba yo cabeza abajo, con la cintura oprimida entre los brazos del Destructor, replegado sobre mí mismo, hecho un nudo. Iba a declararme vencido cuando de pronto vi un par de testículos. Supe que era mi única oportunidad para hacer que me soltara, y entonces, como el paquete estaba a la altura de mi boca, le di un tremendo mordisco.

-¡Oh qué espíritu de lucha!- dice el entrenador-. ¡Te felicito: aunque no sea elegante, en cualquier caso ha sido muy eficaz!

-Sí – responde Joe – es increíble lo que un hombre logra hacer cuando se muerde sus propias pelotas.

Esta historia es un claro ejemplo de que cuando las situaciones difíciles se presentan es en esos momentos que sacamos todo nuestro poder, muchas de esas situaciones son provocadas por nosotros mismos, en ocasiones será necesario que “Te las muerdas” para que aprendas sobre la capacidad oculta que hay en ti.

Fuente: Chiste popular citado por Alejandro Jodorowsky.

Leave a Comment