Liderazgo Personal

Mira a dónde quieres llegar

visión de la meta«Mira hacia adelante y fija los ojos en lo que está frente a ti.» Proverbios 4:25

A la edad de treinta y cuatro años, Floren. Chadwick se había puesto la meta de ser la primera mujer en nadar desde la isla de Santa Catalina hasta el sur de Los Ángeles, en la costa de California.

Para tal fin, una mañana del 4 de julio de 1952 comenzó una competencia más. Una espesa niebla le complicaba demasiado la visión, aunque las naves de apoyo acompañaban su desafío.

Hora tras hora luchó contra las aguas heladas, mientras sus seguidores sufrían mirándola nadar, y nadar cada vez más agotada. Sin aliento, pidió ser sacada del agua a pesar de que su guía le decía que no abandonase.

Algunas horas después, mientras su cuerpo aún se descongelaba, Florence le explicó a un reportero: Mire, no es por disculparme ni nada, pero si hubiera podido ver la orilla, podría haber llegado.

Lo que la derrotó no fue la fatiga ni el agua helada sino la niebla, pues ésta le impidió ver la meta final. A los dos meses volvió a intentarlo. Esta vez, a pesar de la misma densa niebla, nadó con la meta fijada en su mente, y no sólo nadó los treinta y cuatro kilómetros completos del Canal de Santa Catalina, siendo la primera mujer en lograr esa hazaña, sino que batió todos los récords anteriores de velocidad al hacerlo en trece horas y cuarenta y siete minutos.

¿Cuáles son las cosas que tenemos por delante? ¿En qué fijamos nuestra mente? Quizá los problemas, las preocupaciones y los asuntos no resueltos nos nublan la mirada al igual que la niebla lo hizo en la vista de Florence.

Te puede interesar: 5 claves para alcanzar tus objetivos

Sin darnos cuenta, andamos por la vida perdiendo nuestro norte por el solo hecho de no tener en claro hacia dónde queremos llegar con lo que somos y hacemos. O quizá sí lo tenemos; pero nos desviemos por inconstancia, apatía o desánimo.

Hay obras pensadas desde la eternidad para cada uno de nosotros. Son algo así como las orillas a las que nos debemos dirigir. No importa si logramos grandes cosas, sino que seamos fieles al llamado de Dios para hacerlas. No permitas que las cosas que no provienen del Espíritu, interrumpan el propósito para el que fuiste hecho.

PREGÚNTATE SI LO QUE HACES HOY TE ORIENTA HACIA DONDE QUIERES ESTAR MAÑANA.

Fuente: Pablo Martini – Miriam Martini “Una pausa en tu vida 2020” Edit CLC

Leave a Comment