Inteligencia emocional

Razón de vivir, cómo prevenir el suicidio en adolescentes

“Nadie puede hacer por si solo su tarea en el mundo, en la vida se necesita una compañía indudablemente”. Esta es una parte de la respuesta que dio el cantante argentino Víctor Heredia cuando le preguntaron sobre el significado de la letra de la canción “Razón de vivir”, en ella el autor expresa el agradecimiento hacia una mujer por ser su apoyo y explica que es ese mismo sentimiento de gratitud debe hacerse extensivo hacia las demás personas y hacia todo lo que hacemos.

La canción indaga sobre razones para vivir, algo que se opone a lo que está sucediendo en la sociedad actual y especialmente en los jóvenes. Y es que se ha generalizado ese sentimiento de búsqueda de “Razones para seguir viviendo” como si se diera por sentado que hay que quitarse la vida y la tarea es buscar algún argumento poderoso para no hacerlo. Por esta y más razones el suicidio se ha convertido en una epidemia en la que están cayendo con más frecuencia niños y jóvenes.

Lo que me lleva a escribir hoy este artículo es que precisamente, muy temprano en la mañana me encuentro con noticias de casos que erizan la piel y entristecen el corazón sobre el tema del suicidio, junto a la ola de suicidios que se están presentando en adolescente aparece un caso aterrador: el de un joven de 16 años en la ciudad colombiana de Pereira que se quitó la vida. En un principio se trataba de “un caso más”, como (al parecer) lo ven las autoridades ante la impotencia y falta de estrategias y acciones contundentes para atacar este flagelo; pero no era tan solo uno más, el adolescente dejó una carta escrita en ingles donde declara que él es el primero de 10 muchachos que se van a quitar la vida,  al día siguiente otro de sus compañeros de colegio también se suicidó, a otro lo encontró su madre ahorcándose para acabar su vida y una chica de la misma institución educativa escribió en sus redes sociales “sigo yo”; ahora está recibiendo atención psicológica.

Desde lo más profundo de mi alma les digo que al redactar esto se me acongoja el corazón y no puedo evitar derramar lágrimas al escribirlo ante estas noticias tan difíciles de entender. Quiero dejar de escribir, pero espiritualmente siento la responsabilidad de hacerlo, entonces “prosigo hacia la meta” como dijo el autor bíblico. Y es precisamente en el libro sagrado donde se recalca que vendrán tiempos donde el amor de muchos se “enfriará”, al parecer vivimos esos tiempos donde cada vez estos temas se han vuelto más comunes al punto de que muchos ni se alarman y de hecho algunos buscan tener más “me gusta” en sus redes compartiendo espantosas escenas en video de personas quitándose la vida.

Precisamente hace pocos días en la ciudad de Bogotá un joven intentó suicidarse al lanzarse del techo de un centro comercial, aunque llevaba bastante tiempo ahí, nadie hizo nada para evitarlo lo que si hicieron muchos fue sacar sus celulares para grabar en video el aterrador acto y luego difundirlo en redes sociales y así lograr mas seguidores algo lamentable e inhumano.

Y es que las redes sociales, que aclaro, no son ni buenas ni malas en sí mismas, se han convertido por su mala utilización en el elemento que está facilitando que todo tipo de actos en contra de la humanidad y en especial de la juventud se estén manifestando. También algunas series creadas de manera irresponsable que promueven conductas suicidas. Tal es el caso de la serie de Netflix “13 Reasons Why” criticada por hacer apología al suicidio. Según un estudio de la Universidad de Michigan, el programa aumentó el riesgo de suicidio en adolescentes entre 13 y 17 años; cerca de la mitad de los que vieron la serie y fueron tratados en centros de emergencia para problemas psiquiátricos manifestaron que la serie había aumentado su interés por el suicidio.

Sin embargo y a pesar de que las alarmas en relación a esta epidemia están encendidas, muchos padres no tienen un control sobre lo que sus hijos ven y escuchan en redes sociales y en la televisión. Algunos padres y madres ante su inhabilidad o falta de interés para relacionarse activamente con sus hijos, han dejado esa labor a los dispositivos electrónicos, entonces encontramos desde niños de 5 años y menos que manejan a la perfección y sin ningún control tablets y celulares, lo que se convierte en una gigantesca puerta abierta para que los niños accedan a diversidad de problemas entre ellos las bandas de asesinos que promueven conductas en contra de la vida.

¿Qué hacer? 10 recomendaciones:

  1. Establece relaciones íntimas y significativas con tus hijos, se apoyo y compañía para ellos.
  2. Revisa constantemente sus redes y dispositivos, los cuales deben estar sin claves de acceso.
  3. Permanece alerta a estados prolongados de tristeza y depresión y repórtalos ante los organismos de salud.
  4. Emprende acciones con tus hijos en las que se manifieste el amor y la valoración por la vida.
  5. Promueve la felicidad en tu hogar.
  6. Deja de quejarte y de manifestar frente a tus hijos que la vida es trágica.
  7. Conoce con quien se relacionan tus hijos.
  8. Promueve la espiritualidad en tu familia, enseña a tus hijos a orar
  9. Aléjate por momentos de tus dispositivos y dedícate a relacionarte con tus hijos
  10. Dale prioridad e importancia a lo que de verdad importa: tu familia