Comunicación

¡SI, PERO!

En la palabra “pero” existe una manguera poderosa aunque sutil para apagar el fuego del entusiasmo y la iniciativa. Lo mismo sucede con la persona que parece estar de acuerdo con usted y aceptar su sugerencia, para luego decir “pero” “Gran idea, pero no está dentro del presu­puesto” o “Magnífica sugerencia, pero nadie hasta ahora ha realizado tal cosa…”

Fritz Perls, el creador de la terapia estructuralista (Gestalt), dijo alguna vez que se debía descontar todo lo que estuviese antes del pero; la respuesta verdadera viene después.

La SNC (Sabiduría No Convencional) advierte que lo que está antes del pero es sólo palabrería.

Para evitar la desilusión, con frecuencia nosotros mismos nos echamos agua mediante los “Sí, pero. Los utilizamos en forma de desaprobación: “Sí, ése sería un gran negocio, pero creeré en él cuando cambie el cheque…” Este tipo de chorro de agua puede evitarle a usted la desilusión, pero también puede quitarle la oportunidad de sentir satisfacción por sus logros y extinguir su entusiasmo y confianza.

Fuente: Adaptación del libro “Si No Está Roto Rómpalo – Kriegel Robert J. y Patler Louis – Editorial Norma.

Leave a Comment